¡Bienvenidos!

Los invito a que me acompañen a inaugurar Viajando Liviano, un espacio que cree para empezar a compartir algunas de mis experiencias de viaje.

Hace mucho tiempo que vengo pensando en la idea de hacer un viaje largo, y finalmente este próximo 8 de marzo voy a salir con rumbo a España para poder concretarlo. El plan consiste en pasar unos 150 días recorriendo más de 15 países de Europa Central y Occidental, divididos en tres etapas relativamente definidas.

Primera etapa: Recorriendo Grecia

La primera etapa consta de casi un mes dedicado a recorrer Grecia. Esta es la etapa más intensa del viaje, y la que requiere el máximo de planificación, ya que viajo con la compañía de una de mis amigas. Dado que mi amiga Ale solo cuenta con unas pocas semanas de vacaciones, decidimos planificar lo más posible de antemano, para poder aprovechar esos días y no tener que perder tiempo una vez allá decidiendo que cosas queremos hacer.

La elección del destino fue casi accidental. Cuando empezamos a planificar este viaje, ninguna de las dos tenia en mente Grecia como opción. Como les decía, hacia tiempo que venia pensando en la posibilidad de realizar un viaje largo. Cuando comencé a pensar en eso, lo primero que se me ocurrió fue la idea de hacer una travesía por Latinoamérica, comenzando por Chile, llegando hasta México, recorriendo el Caribe y luego regresando al sur por las costas de Brasil. Parecía una buena opción ya que podía hacer la mayor parte del recorrido por tierra, sin tener que incurrir en gastos de avión, el costo de vida en Latinoamérica es bastante menor si se lo compara con Europa, y además esta la facilidad que da conocer el idioma y tener una cultura similar a la de los países que se visita.

Fue entonces que recibí el llamado de Ale. Ella me comento que ese año iba a recibirse, y que estaba pensando en hacer un viaje a Europa del Este para celebrarlo. La propuesta me gusto porque se trataba de destinos poco tradicionales, para los cuales es difícil encontrar compañeros de viaje. Si bien disfruto mucho de viajar sola, cuando tengo la posibilidad de hacer un viaje con alguien, es algo que trato de aprovechar. Por otro lado, el costo turístico en Europa del Este no es tan alto como en los destinos clásicos, lo cual me permitía hacer un viaje, que si bien no sería tan largo como el que hubiese podido hacer por Latinoamérica, podía ser bastante considerable. Así fue que nos lanzamos a planificar un viaje de un mes desde Praga hasta Bucharest, recorriendo República Checa, Eslovaquia, Viena, Hungria y Rumania, solo para tener que cambiar nuestros planes nuevamente.

Para cuando llego el momento de sacar el pasaje, Ale había decido comenzar un posgrado en el mes de abril, lo que nos obligaba a realizar el viaje en marzo. Las temperaturas promedio para esa fecha en Praga son de -2 grados de mínima y 8 de máxima. Y eso de promedio, lo que quiere decir que nos podíamos llegar a encontrar incluso con temperaturas mucho mas frías, con días muy cortos y grandes probabilidades de nieve. Eso fue lo que finalmente nos impulso a cambiar nuestro destino y decidirnos a viajar a Grecia. Gracias a su latitud más al sur y al efecto de las aguas del mediterráneo, las temperaturas para esa misma fecha son mucho más templadas, pudiendo tener una mínima de 8 grados y una máxima de 15 en promedio, lo cual nos iba a permitir movernos con mucha más comodidad, llevar menos equipaje, y disfrutar más del viaje.

Segunda etapa: De Atenas a Praga

En la segunda etapa de este viaje, luego de que Ale regrese a Buenos Aires, tengo pensado continuar por mi cuenta y recorrer el tramo entre Atenas y Praga, ya no desde Bucharest, sino tomando una ruta más al oeste que me permita recorrer las ciudades sobre el mar Adriático. Mi itinerario incluye los países de Macedonia, Montenegro, Croacia, Bosnia Herzegovina, Eslovenia, Serbia, Hungría, Eslovaquia, Austria y República Checa.

Para esta etapa, trate de recopilar la mayor cantidad posible de información, pensar un recorrido posible, hacer un listado de los lugares que si o si quiero visitar, pero finalmente me decidí a ir sin ningún tipo de reservas. Quiero poder recorrer estos lugares sin un orden o un cronograma fijo, para poder permitirme recorrerlos lento, disfrutarlos, conocerlos a fondo. Muchas veces las mejores partes de un viaje son las que no se planifican, y para que eso ocurra, necesito dejar espacios libres a la improvisación.

Tercera etapa: De Amsterdam a Madrid

Por último, en el tercer tramo me gustaría darme el lujo de recorrer algunos destinos más populares. Una parte importante de planificar un viaje es tener en cuenta los cálculos de presupuesto, y según mis estimaciones la cantidad que podía llegar a ahorrar para la fecha del viaje, me alcanzaría para viajar unos 150 días. Decidí mantenerme firme a mi cálculo inicial y sacar un pasaje de vuelta teniendo en cuenta esa fecha. Aun en el supuesto de viajar lento y tomarme mi tiempo para llegar hasta Praga, debería sobrarme poco más de un mes. Así que conociendo la fecha de regreso, me puse a reservar hoteles para pasar los últimos días en España, y así poder ir acostumbrándome nuevamente al idioma y la cultura, y que el choque cultural no sea tan grande al regresar a Buenos Aires. Antes de eso, voy a pasar una semana en París, y otras tres semanas repartidas entre Holanda, Belgica y Luxemburgo.

En este caso, me pareció prudente reservar hoteles de antemano, ya que se trata de ciudades mucho mas caras respecto al resto del recorrido, y porque voy a visitarlas en el mes de Julio, plena temporada alta. De todos modos, elegí lugares que permitan una cancelación gratuita o con una penalidad muy baja, para saber que siempre tengo la opción de cambiar esas reservas si llegase a ser necesario.

El Blog

Así como planificar este viaje no fue un camino recto, y más de una vez pensé en no hacerlo, en postergarlo, o en viajar solo un mes y dejar la idea de hacer un viaje largo para más adelante, pienso que el viaje en sí seguramente depare muchas sorpresas todavía. Pero son cosas que van sumando a la experiencia, y que espero poder ir compartiendo con ustedes.

Sería un poco contradictorio con la idea de viajar liviano, el cargar con un computadora durante todo el viaje, por lo que no puedo prometerles una crónica detallada. Pienso más bien que quizá necesite vivir el viaje para luego poder empezar a contarlo. Pero si voy a intentar al menos, ir compartiendo algunas fotografías y mantenerlos al tanto de las novedades.

Pronto voy a estar subiendo más detalles del itinerario. ¿Qué les pareció hasta ahora? ¿Qué lugares no puedo dejar de visitar?

Crédito de la fotografía: ‘We’re open‘ por Enrico Donelli

2 thoughts on “¡Bienvenidos!

  1. Cobrinha

    Hola Sil! Me encanta la idea que crees un blog para ir contando como es este recorrido que vas a realizar.
    Va a servir a muchas personas que piensen en hacer el mismo viaje o uno similar, teniendo en cuenta donde se pueden alojar o comer o lugares para visitar.
    Te deseo el mayor de los éxitos y que lo disfrutes al máximo!
    Cobrinha 😀

    Reply
    • admin

      Muchas gracias Cobrinha! Me alegro de que te haya gustado este proyecto, y espero realmente que pueda serle útil a otros viajeros.

      Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published.