Mi lista de viaje: ¿Qué ropa llevar a Europa en primavera?

Quiero compartir con ustedes la lista de ropa que llevo en este viaje. Si bien no es lo que más pesa, sino que la mayor parte del peso está en las cosas de perfumería y electrónica, creo que es el área que causa más controversia y donde las opciones son mayores. No es una decisión menor cuando hacemos viajes largos, elegir la ropa que vamos a usar durante meses.

Como todo en la vida, no hay formulas mágicas, y cada uno tiene que ir encontrando aquello que le resulta más practico y con lo que se siente más cómodo. Pero sin dudas es un buen punto de partida ver que llevan otras personas en viajes similares.

Hay algunos consejos básicos que son validos para cualquier viaje. Tratar de llevar lo menos posible, utilizar ropa sintética que sea liviana, ocupe poco espacio y seque rápido, y tratar de que la ropa que llevemos combine toda entre sí para maximizar la cantidad de vestuarios posibles con un mínimo de prendas. Sin embargo, cada viaje tiene sus particularidades, según el tipo de clima, la duración, la frecuencia con que tengamos que trasladarnos de una ciudad a otra y el medio de transporte que utilicemos.

En el caso de Europa, las temperaturas en primavera se asemejan mayormente a las que podríamos encontrar en Buenos Aires en invierno, por lo que llevo más que nada ropa de abrigo, aunque sin exagerar, y algunas pocas prendas de verano para el ultimo tramo del viaje.

 

¿Cuánto abrigo llevar?

La clave para tener suficiente abrigo no es llenar la mochila buzos y pullovers, sino aprender a vestirnos en capas. Llevar varias camperas finitas que podamos usar una encima de la otra, y no abrigos diferentes para climas distintos.

Las dos prendas infaltables para cualquier viaje son un abrigo de polar y un rompevientos impermeable. El rompevientos lo usaremos en caso de lluvia, y el polar se utiliza para dias de frio. Hay que pensar el polar como el equivalente sintético de un pullover de lana. Ocupa menos lugar y pesa menos, pero cumple una función similar, y al igual que un pullover es permeable al viento. Por ese motivo, un polar abriga mucho más cuando se lo combina con un rompevientos por encima del mismo.

En mi caso, al estar viajando en una época de clima frio, agregue también a mi equipaje una campera de plumas. Estas son super livianas y pueden comprimirse para ocupar poquísimo lugar en la mochila. Su desventaja es que pierden su poder para conservar el calor cuando se mojan, por lo que en caso de lluvia, también deben combinarse con un rompevientos por encima. Si me encontrase con días de mucho frio, utilizaría el polar como primera capa, luego la campera de plumas, y por ultimo el rompevientos como capa más externa.

Además de estas prendas básicas, me gusta incluir en mi equipaje alguna prenda adicional que pueda utilizar por debajo del polar, como ser una campera fina de algodón para actividades deportivas o un saquito de hilo para ocasiones mas formales. Esta es una preferencia personal y lo hago sobretodo porque al utilizar remeras de manga corta, me resulta incomodo el contacto directo de la piel con la tela sintética del polar, pero también puede ser útil para días de calor en los que necesitemos un abrigo muy ligero o para estar en interiores. Llevo también un pañuelo, que pueda ser usado entre otras cosas como bufanda, para cubrirnos el pelo en templos donde sea requerido o como lona para sentarnos en el pasto o la playa.

Abrigos
Abrigos

 

Los Zapatos

Lo más recomendable es tratar de limitar la cantidad de pares de zapatos a tres. Es importante llevar un buen par de zapatillas para caminar, que pueden ser zapatillas deportivas, de trekking, o lo que nos resulte mas cómodo. Y por otro lado, si vamos a hospedarnos en campings o hostels donde las duchas sean compartidas, siempre hay que incluir un par de ojotas incluso si no vamos a un destino de playa.

En cuanto al tercer par, lo ideal sería incluir algún calzado que nos resulte cómodo para estar en el hotel, pero también para salir por las noches. Para climas mas fríos, prefiero llevar un par de zapatillas de tela. Pero de viajar en verano, podría ser mas recomendable incluir unas sandalias chatitas.

Algunos viajeros llevan cuatro, y hasta cinco pares de zapatos. De agregar más pares, hay que tratar de que sean calzados livianos como ballerinas o alpargatas, y evitar sobretodo los zapatos con taco.

Equipaje (3)

 

Los pantalones

Muchos afirman que cuando se trata de pantalones el numero mágico también debería ser tres: un pantalón de jean, unas calzas negras y un pantalón de trekking o deportivo. En mi experiencia personal, tres suele resultarme demasiado poco. Para mí la cantidad ideal serian dos pantalones de jean y dos calzas.

Llevo ademas en este viaje una pollera larga para entrar a monasterios y mezquitas en los que exijan esta vestimenta, y tres shorts, uno de jean, uno deportivo y otro para dormir que también pueda ser usado para estar en el hotel o para salir durante el día si es necesario.

 Pantalones

 

Las remeras

Por ser prendas que ocupan poco lugar, podemos darnos el lujo de llevar una mayor cantidad, aunque tampoco tiene sentido llevar más de lo necesario. La mayoría de los viajeros prefieren repetir las partes de abajo (pantalones, shorts) y tener una mayor variedad de partes de arriba. Para este viaje, llevo diez remeras: cinco remeras deportivas, de las cuales voy a usar una para dormir, y cinco musculosas mas urbanas.

Equipaje (4)

 

 Remeras Deportivas

 

Ropa de verano

Probablemente no debería incluir esto en mi equipaje, ya que no espero que haga calor hasta el ultimo tramo del recorrido. Aun así decidí quebrar las reglas un poco, e incluir una bikini, unos lentes para sol que me son útiles también para protegerme del polvo y el viento, un sombrero para el sol, y mi infaltable toallón de viaje, que si bien no reconforta de la misma manera que lo haría una toalla de algodón, la diferencia en el espacio que ocupa es significativa y tarda muchísimo menos en secar.

Ropa de Verano
Ropa de Playa

 

Como reflexión final, pienso que uno debería elegir prendas con las que se sienta cómodo. No tiene sentido llevar cosas como pantalones llenos de bolsillos o con cierres desmontables si no los usaríamos en el lugar donde vimos. Es bueno también tratar de investigar un poco sobre las costumbres locales, y elegir una vestimenta que nos permita mezclarnos entre la gente. Ser fácilmente identificables como turistas, nos hace mas vulnerables y propensos a ser victimas de robos u engaños. Por el contrario, respetar la cultura local nos ayuda a interactuar mas fácilmente con las personas que encontramos en nuestro camino.

Por ultimo, creo que los objetos materiales tienen no solo que sernos útiles, sino también generarnos alegría. Si vamos a usar la misma ropa durante meses, que sean sobre todo cosas que disfrutemos usar.

Leave a Reply

Your email address will not be published.